La Segunda Edad de luz

Es la era que va desde el nacimiento de los grandes reinos (1453) hasta la caída del antiguo régimen y formación del imperio (1770). La aparición de nuevas tecnologías hizo posible la iluminación cultural que fue la principal característica de esta época. Esta iluminación trajo la búsqueda del progreso, comunicación y la supremacía de las ciencias. Hubo grandes avances en el saber que resultó en la creación de nuevas ciencias.
Una plaga sin origen sumergió a los reinos del este en la desesperación, para el año 1765 más de un tercio de los habitantes de estos reinos habían muerto, la extraña enfermedad parecía tener una especial saña contra la aristocracia. Las masas abandonaron la razon e interpretaron la enfermedad y la sequía de los cultivos  como un claro disgusto de “La gran diosa creadora” para con los injustos nobles, en ese mismo año estalló la revolución. La enfermedad dejo de ser la principal causa de muerte, la guerra y las hambrunas pasaron a ocupar el puesto. Dos años de calamidad transcurrieron hasta que un joven alquimista llamado Guilbert descubrió la causa de la enfermedad. El color rojo de las monedas que usaban los reinos del oeste para comerciar estaba hecho con polvo de un mineral llamado “Oro Rojo”.
Guilbert descubrió que el oro rojo, presente en las monedas y usado en la alta joyería, tenía la capacidad de absorber el Maná (La fuerza de vida que tiene toda la materia y hace posible la magia) y gracias a él, la plaga llegó a su fin.
Con una población diezmada y una nobleza decadente Guilbert se convirtió en un faro de esperanza para los reinos del este quienes lo consideraban un héroe, no se sabe si por esta misma razón o por instinto de autoconservación fue que los nobles dieron poder suficiente a Guilbert para unir a los reinos, así nacía El imperio del este.